Piden 15 años de prisión para el ucraniano que mató a un compatriota en Nigrán con una plancha

La sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra con sede en Vigo juzga desde hoy y hasta el 2 de febrero a un hombre acusado de matar a otro dándole un golpe con la plancha de la ropa en una vivienda situada en Nigrán. La Fiscalía pide 15 años de prisión, así como una indemnización a la esposa del fallecido.

Según el escrito de acusación, I.V., con pasaporte ucraniano y sin antecedentes penales, residía de forma temporal en Playa América con varios compañeros, entre los que se encontraba su compatriota R.S. Sobre las 12:30 horas del 12 de junio de 2016, este último regresó de una cafetería tras haber ingerido una muy elevada cantidad de alcohol a lo largo de la noche, arrojando un resultado de 3’47 gr/l, presentando una situación compatible con una intoxicación plena etílica.

Una vez en casa se sentó en un sofá del salón de la vivienda, estancia en la que habitaba el acusado. Por causas que no han quedado acreditadas, con el ánimo de acabar con su vida, el acusado lo atacó con una plancha de la ropa, dirigiendo su ataque a la cabeza mientras la víctima se intentaba proteger con las manos y los brazos.

Finalmente, alcanzó a su víctima golpeándole una vez con la plancha en la zona lateral izquierda de la cabeza, de forma tan violenta que esta acción produjo un contragolpe en la zona derecha. Igualmente le dirigió dos golpes más en extremidades. Las lesiones ocasionadas en la zona craneal fueron mortales de necesidad.

El escrito añade que el acusado golpeó a su víctima con ánimo de causar su muerte, y a sabiendas de que tanto por el instrumento utilizado, así como por la zona corporal afectada, la violencia del golpe y su trayectoria, causaría la muerte, aprovechándose además de la mermada y limitada capacidad de atención y reacción de la víctima derivada de su intoxicación etílica.

A continuación, el acusado, con la finalidad de eludir su responsabilidad, recogió la plancha y la depositó en una mesa en el hall de entrada, colocó una tabla de cortar de madera en la cocina y limpió los restos de sangre con dos bayetas, tirándolas a la papelera junto con las piezas rotas de la plancha.

Asimismo, colocó en el suelo del salón un cuchillo que había cogido de la cocina con la intención de procurarse una justificación de su conducta.

El acusado se encuentra en prisión preventiva desde el 13 de junio de 2016 por estos hechos, y el Fiscal solicita el mantenimiento de dicha medida cautelar.