El de Baiona, entre los Paradores más reservados por web en 2017

Con la llegada del 2018 Paradores ha elaborado un listado con los 10 hoteles con encanto más reservados por la web en 2017. El de Cádiz ocupa lo más alto de la lista, seguido de los de Granada, Nerja y Santiago de Compostela. En la mitad de la tabla se sitúa el Parador de Baiona, por delante de los de Jávea, Ronda, Benicarló y Mazagón. Cerrando el Top 10 está el de Mojácar.

Al sur de las Rías Baixas, protegida del mar abierto por una preciosa bahía, se encuentra la península de Monterreal, y en ella desde 1966 el Parador de Baiona. La fortaleza, una de las más bellas de España y con un pasado lleno de historia, brinda sus tres kilómetros de murallas para pasear (con torres, puertas, baterías, baluartes y restos de edificaciones como almacenes o pozos), descansar, o tomar algo frente al mar, en atardeceres de ensueño en los que, a lo lejos, las Islas Cíes invitan a visitar sus acantilados, sus playas y sus dunas, sus fondos marinos y sus caminos vírgenes.

En esta península de apenas dieciocho hectáreas ha habido asentamientos humanos desde la antigüedad por su especial ubicación frente a la ría. Primero existió un castro y luego una construcción militar con muralla defensiva conocida como castillo de Monterreal. En el siglo XIX, un nuevo edificio sustituyó la fortaleza medieval. El palacio Elduayen, de propiedad privada, que el Estado compró en 1963 para instalar un Parador en la península, se consideró de imposible aprovechamiento y se proyectó un moderno establecimiento de nueva planta. Este se edificó pensando en las vistas y las condiciones de humedad e insolación de la zona. Para ello se diseñó un cuerpo central sensiblemente rectangular con un amplio patio interior protegido y otro cuerpo con un patio abierto orientado hacia el sur. Se proyectó igualmente una bodega típica en las antiguas caballerizas y se restauraron parte de las murallas de la península.

La elegancia es característica en todas las estancias del Parador. Sus salones señoriales, sus habitaciones espaciosas con vistas al mar, y las espectaculares escaleras de piedra que te reciben a la entrada son ejemplo de la majestuosidad de esta fortaleza medieval, por cuyos jardines amurallados con vistas al océano es un placer pasear. En el Parador de Baiona se encuentran salones inmejorables para las celebraciones, con capacidad de hasta 400 personas. Ambientación familiar, decoración exquisita, cuidados jardines y un paisaje idílico hacen de este un lugar único.

También se puede reservar una mesa en uno de sus espacios gastronómicos para disfrutar de los mejores productos locales, de entre los que por supuesto destacan los mariscos y pescados. Una experiencia para todos los sentidos.

Anuncios