La Diputación impulsará uno «Plan Móvese 2» de calmado de tráfico

FOTO: DEPUTACIÓN DE PONTEVEDRA // Actuación do Plan Móvese en Gondomar.

El diputado de Movilidad Uxío Benítez anunció hoy que la Diputación de Pontevedra va a impulsar un «Plan de Movilidad y Velocidad Segura 2» (MÓVESE) para la instalación de nuevos elementos de calmado de tráfico, ‘lomos’ y reductores de velocidad, en las vías de la red provincial. Esta nueva actuación, «muy ambiciosa» en palabras del nacionalista, se va a poner en marcha debido al alta demanda por parte de los ayuntamientos y del propio vecindario de la provincia.

Benítez explicó que el departamento de Movilidad está remitiendo una comunicación a los ayuntamientos para que, en las próximas semanas, alcaldesas y alcaldes transmitan información sobre las zonas de las carreteras provinciales en las que consideran se deben acometer más actuaciones de calmado de tráfico. Será el personal técnico de la Diputación quien definirá después cuáles serán los dispositivos a implantar, las distancias entre ellos y su emplazamiento más idóneo.

La inversión en este nuevo Plan Móvese y los plazos de ejecución se concretarán una vez se conozcan las necesidades reales. En cualquier caso, Benítez destacó que dado que la seguridad vial es un objetivo estratégico del nuevo gobierno de la Diputación a intención es «dar respuesta a la demanda de manera muy ambiciosa y con una gran apuesta, igual que en la primera fase».

El diputado realizó una valoración de la respuesta social ante el Plan Móvese que está en marcha y la calificó de «muy positiva y satisfactoria». Aseguró que «la realidad es que hay más de un 90% de satisfacción en los lugares donde se colocaron dispositivos de calmado de tráfico». De hecho, explicó que el único punto donde hubo un movimiento contrario a su instalación fue en el municipio de Pontevedra, «que fue el único lugar donde nos encontramos con una problemática que, supongo, responde a cuestiones de índole política o cuestiones de índole más rara, pero la realidad es que en el resto de la provincia podemos transmitir una gran satisfacción y una gran demanda de más dispositivos», puntualizó.

Fin de obra en enero de 2018

Benítez explicó que el departamento de Movilidad tiene ya en su haber más de medio cento de peticiones de ‘lomos’ y reductores de velocidad de ayuntamientos y personas particulares -recogidas en las últimas semanas a pesar de no haber abierto oficialmente ningún plazo de solicitud-. Asimismo, dijo que en el desarrollo de las obras actuales incluso fue necesario aumentar el número de dispositivos de calmado de tráfico previstos en un reajuste de refuerzo por las constantes peticiones. Puso como ejemplo que en el contrato correspondiente al área de O Morrazo y Pontevedra se pasó de 206 a 228 dispositivos los ejecutados.

En cuanto a la finalización de la primera fase del Plan Móvese, Benítez explicó que los cuatro contratos (Pontevedra-Morrazo, Vigo, Baixo Miño-Condado-Paradanta, y Deza-Caldas-O Salnés) tienen un nivel de ejecución de entre el 85 y el 90%, con la previsión de finalizar las actuaciones a finales de enero de 2018 salvo que se produzcan complicaciones por cuestiones de climatología.

El diputado recordó que la primera fase del Plan Móvese tuvo un presupuesto global de cerca de casi cuatro millones de euros, e insistió en la dificultad y complejidad de abordar actuaciones puntuales en carreteras y ayuntamientos tan dispersos, con características muy diferentes en función de las vías. «Esto nos sirvió de aprendizaje y tiramos conclusiones, ya que no es lo mismo abordar obras en muchos lugares a coro que una obra sea en una única localización», dijo, para finalizar asegurando que «nunca se hizo una actuación global tan ambiciosa para aumentar la seguridad vial con medidas directas de calmado de tráfico por parte de una administración».

Anuncios