«Nosotros desde la oposición tenemos más capacidad de llegar a consensos que quien preside el gobierno»

FOTO: GONDOMAR CONCELLO ABERTO // Jimena Varela.

El Grupo Municipal de Gondomar Concello Aberto critica en un comunicado que sea la segunda vez que en el Pleno se presenta una modificación presupuestaria por valor de 334.000 euros (curiosamente con partidas distintas), sin hacer el más mínimo esfuerzo para buscar apoyos por parte del gobierno en minoría.

«A pesar de que el alcalde diga que no podrán hacer obras importantes, la realidad es distinta: lo que se llevaba eran cosas que el Gobierno ya hizo o encargó, sin contar con el dinero previamente. Cuestiones como las marquesinas de diseño exclusivo del alcalde, por valor de 12.705 euros por dos piezas (casi tres veces más de lo necesario de una marquesina estándar), las obras de reforma de la biblioteca que significaron la expulsión de facto de Espazo Lectura, o dinero para Educación, después de que CABE presentase una moción para reservar 75.000 euros del Plan Concellos para los colegios, la moción fuera aprobada y el gobierno la había incumplido. No contentos con eso, en la propuesta de alcaldía no cuadraba el dinero que se pedía con los gastos comprometidos: en algunas se pedían de más y en otras de menos», afirma Jimena Varela.

Según CABE, la planificación en el uso de los recursos económicos es algo clave tanto para una familia, como para una empresa o una administración pública, «cosa que parece que el Gobierno no acaba de entender». «CABE tenía claro que no iba a apoyar los despilfarros que está cometiendo el Gobierno, pero consideramos que había algunos gastos que a pesar de la mala gestión, teníamos que salvar, como los relativos a servicios sociales, a las subvenciones deportivas competitivas y al premio Victoriano Taibo. Gastos los dos últimos que se producen todos los años, y el gobierno en lugar de reservar el dinero correspondiente, lo gastó en otras cosas», añade Varela.

«Como gesto de responsabilidad presentamos una enmienda recogiendo estas partidas. La propuesta que la recogía fue aprobada por toda la oposición y uno de los grupos del gobierno, demostrando que nosotros desde la oposición tenemos más capacidad de llegar a consensos que quien preside el gobierno».

Con respecto a la aprobación inicial de la tasa del agua, CABE asegura haber votado en contra por presentarse prácticamente fuera de plazo (tenía que ser publicado en el BOPPO, abrirse un plazo de alegatos de 30 días y aprobarse definitivamente antes de fin de año) y por no negociar ningún tipo de mejora con la empresa Espina y Delfín, la cuál el bipartito le prorrogó la concesión 5 años más.

En relación a la moción de la APLU, para CABE el que vive fuera de la realidad es el concejal de Urbanismo, «quien se dedica a informar a la población diciendo que no pueden optar a ayudas por tener órdenes de derribo. La realidad es que estas casas no pueden solicitarlas por no disponer de licencia de obra».

«Nosotros nos ofrecimos a apoyar su moción si se comprometía a dar licencias independientemente de la situación jurídica de las viviendas, propuesta que el concejal no recogió. Se quiere resolver la situación urbanística de Gondomar, lo que tiene que hacer es trabajar en un PGOM. A día de hoy, aun no tenemos siquiera un documento de inicio», concluye la concejal de CABE.

Anuncios