Carmela Silva muy satisfecha al asumir el Estado la declaración de zona afectada por emergencia

FOTO: DEPUTACIÓN DE PONTEVEDRA // Carmela Silva fala ante os medios tras a reunión.

La presidenta provincial, Carmela Silva, mostró hoy su satisfacción en la reunión para la evaluación de las gravísimas consecuencias provocadas por la ola de fuegos, convocada en la ciudad de A Coruña por la Delegación del Gobierno, tras la confirmación de que el Estado declarará la provincia zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil, tal y como solicitó ayer la Diputación de Pontevedra y los ayuntamientos de progreso de la comarca de Vigo.

La presidenta pontevedresa, Carmela Silva, señaló que «aunque estamos muy satisfechos porque atendieron nuestras demandas, exigimos que sea en el Consejo de Ministros del próximo viernes cuando se haga esta declaración, ya que llevamos nueve días con gravísimos daños y los ayuntamientos afectados no pueden esperar más para que lleguen las ayudas»

La presidenta recordó que «la aplicación de esta ley es algo habitual y no es la primera vez». De este modo, se refirió al mes de diciembre de 2016, cuando «el Consejo de Ministros hizo esta declaración sólo seis días después de las lluvias torrenciales en diversas provincias andaluzas y en la Comunidad de Valencia». Por eso, Carmela Silva reclamó «la inmediatez de su aplicación en Galicia, sin tener que esperar a tener todos los datos de aficiones, exactamente igual a lo que ocurrió cuando se tomó esa decisión en Valencia y Andalucía». Del mismo modo, la presidenta instó a que «se contemplen todo tipo de ayudas como ocurrió en cuyo caso, donde todos los ministerios aportaron recursos, ya que de este modo estaría cubierto un montante muy importante de las consecuencias que sufrieron los vecinos y ayuntamientos en todas las provincias donde se produjeron los fuegos». Silva añadió que «la ley 17/2015 establece con claridad que, frente a este tipo de catástrofes, hay ayudas de todo tipo», esto es, «por daños personales, materiales, en vivienda habitual y bienes de primera necesidad, a los establecimientos industriales, mercantiles, agrarios, marítimos, pesqueros y turísticos y también las compensaciones a las corporaciones locales por los gastos derivados de actuaciones inaplazables, así como medidas tanto tributarias como de la seguridad social».

Además, la presidenta de la Diputación también solicitó que, lo antes posible, se conozca la cifra real de las hectáreas quemadas, «porque consideramos que son muchas más que 35.500 y, a pesar de que la conselleira de Medio Rural ya dijo que se trataba de una estimación y que se va a hacer un estudio perimetral, necesitamos disponer de los datos que nos permitirán tomar decisiones, no sólo a nosotros, sino a todas las administraciones».

Carmela Silva señaló que «también conocimos el conjunto de medidas que va a llevar a cabo la Xunta de Galicia, las que se tomaron y las que se aprobarán en la ley de acompañamiento, donde la propia conselleira también nos animó a presentar medidas adicionales», señalaron, además de «otro tipo de ayudas directas que anunció el vicepresidente de la Xunta y que son las que venimos reclamando desde el día siguiente a los fuegos, tanto la Diputación como los alcaldes y alcaldesas de los ayuntamientos afectados».

La Presidenta también mostró su satisfacción tras el anuncio hoy de la Ministra Tejerina de la puesta en marcha de una estrategia nacional contra el cambio climático, «una demanda que hacíamos ayer mismo y que es fundamental porque el cambio climático y la sequía llegaron a Galicia para quedar». Por eso instó igualmente a la Xunta y al Estado «a cambiar el modelo de la política forestal, consensuado tanto con las comunidades autónomas como con los ayuntamientos».

Respecto a los medios, Silva, trasladó a la Xunta la necesidad evidente de cambiar los modelos de coordinación y protocolos. «Estamos muy preocupados. Es obvio, y lo dicen los propios alcaldes y alcaldesas que son quienes lo sufrieron en primera persona, que hubo una descoordinación y que las cosas no funcionaron». La Diputación solicitó «un mando único para el conjunto de regidores y regidoras locales cuando se produzcan este tipo de catástrofes, que puedan tener un teléfono al que dirigirse, que se establezcan medidas claras de cómo actuar ante estas situaciones porque no tienen autoridad para poner en marcha medidas ni tan siquiera tienen directrices, cosa que la población tampoco, poniendo en riesgo sus vidas». Además, solicitó «un nuevo sistema de alarma que permita que se puedan tomar medidas idóneas, es necesario crearlo porque vimos como el 112 se colapsó durante esos días».

Por último, Carmela Silva, hizo «un nuevo reconocimiento a los alcaldes y alcaldesas, que cuando se iniciaron estos tremendos incendios estaban a pie de calle, por lo que los y las tenemos que reconocer, al igual que al vecindario y a los cuerpos de seguridad, pero a ellas y a ellos particularmente porque sin recursos ni medios técnicos, humanos y económicos salieron a pelear contra algo tan duro como son los fuegos».

Anuncios