Gondomar recibe 80.000 € para sustituir dos calderas de gasóleo por otras de biomasa

El Protocolo de Kyoto, firmado en 1997 y que echó a andar en 2005, crió un núcleo de consciencia a nivel internacional sobre los peligros de la sobre-explotación humana en el Planeta y su frágil equilibrio. Un aumento antropogénico anómalo e indiscriminado de las concentraciones troposféricas de CO2 y otros gases de efecto invernadero (GEI) tales como el metano (CH4), el óxido nitroso (N2Lo), el ozono (El3), etc, están provocando un inevitable calentamiento global de consecuencias catastróficas imprevisibles. En los últimos años, las emisiones no naturales de CO2 superaron las 50 Gton/año, con un crecimiento de 6,5 Gton/década. El nivel actual de GEI es el más elevado de los últimos 420.000 años. Esta realidad incuestionable debería condicionar aun más las políticas en materia de energía de todos los países del mundo, que evolucionan muy lentamente y gracias a presión social.

«En la idea de pensar globalmente y actuar localmente, y de ir cambiando las cosas desde aquí, la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Gondomar hacemos nuestra aportación predicando con el ejemplo, con humildad, pero con total convicción», afirma Antonio Araújo.

En este sentido, la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Gondomar viene de recibir del Instituto Energético de Galicia dos subvenciones de 11.616€ y 68.244€ (79.860€ en total) procedentes de los Fondos FEDER-Galicia, Programa Operativo 2014-2017, a las que se presentó en libre concurrencia en el mes de marzo, para dos proyectos que consistirán en la relevos de dos calderas de calefacción a gasóleo, por otras dos que funcionarán con biomasa. La primera será para el edificio donde están ubicadas las propias Concejalías de Urbanismo y Medio Ambiente, y la segunda para darle calefacción al edificio del CDL.

«Con la implantación de estos sistemas más limpios y sostenibles, además del ahorro económico que esto va a suponer para las arcas municipales, está la eliminación de una cantidad considerable de CO2 y otros elementos tóxicos a la Atmósfera, y como ya se dijo, predicar con el ejemplo. Las instalaciones tienen que estar finalizadas antes de 30 de noviembre, con el que es previsible que este invierno una parte de las instalaciones municipales sean un poco más sostenibles», señala Araújo.

Por poner un ejemplo de comparación aproximada coste-consumo: una saca de 15kg de pellets que cuesta sobre 3€ (puede rebajarse mucho en función de la cantidad que se compre), sería el equivalente a 7,5L de gasóleo que cuesta 6,95€

Anuncios