Nigrán adquiere dos nuevas tablas de rescate acuático para Playa América y Panxón

FOTO: CONCELLO DE NIGRÁN

El Ayuntamiento de Nigrán adquirió este mes de julio dos nuevas tablas de rescate hinchables, que se suman la otra comprada el año pasado, con el objetivo de disponer de ellas en los puestos de socorrismo de los tres arenales con bandera azul en el municipio: Patos, Panxón y Playa América. El gobierno local quiere así reforzar la calidad asistencial y también preventiva en las principales playas de Nigrán.

«Dotando a los socorristas de las técnicas idóneas y con un entrenamiento continuo, la tabla puede ser el medio más efectivo para rescates de larga distancia o más complejos, como personas ahogadas y ya inconscientes», indica Rubén Rial, edil de Seguridad. Por ejemplo, en el rescate de una víctima inconsciente a 150 metros, la tabla reduce en aproximadamente un minuto el tiempo total de la intervención, vital en esos casos. Mismo en una playa como Patos, con mayor oleaje, el tiempo aún se podría reducir más gracias al aprovechamiento de las ondas al regreso con el herido. «Es un material específico que requiere formación y entrenamiento, pero una vez conseguido, aporta una ventaja vital con respecto a utilizar aletas y tubo de rescate». Cada una de estas tablas dispone de un remo, lo que permite a los socorristas llevar a cabo una vigilancia activa desde lo agua, «ya que les permite desplazarse de pie sobre a misma».

Con una longitud de 3,25 metros, un ancho de 76 centímetros y un espesor de 10,7, la ventaja de que sean hinchables es que resultan más ligeras y, por tanto, más rápidas (apenas alcanzan los 10 kilos de peso, sumando el remo). Fabricadas en PVC de alta resistencia, la capacidad de las cámaras hinchables es de 195 litros.

Las tablas de rescate deben su origen a las tablas de surf, estas últimas se introdujeron en 1913 en la playa de «Long Beach», California, para realizar rescates, sin embargo, como no se podían efectuar de forma favorable, se inventó otra de dimensiones mayores que sí favorece la realización de un buen rescate, la denominada ya como «Tabla de Salvamento» y que acaba de adquirir el Ayuntamiento de Nigrán.