Anuncios
Ticker de novas

La Diputación “calmará” el tráfico en el Val Miñor con pasos de cebra elevados y lomos

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // Uxío Benítez presentou en Nigrán o Plan de Mobilidade e Velocidade Segura (MÓVESE) para o Val Miñor.

La Diputación de Pontevedra iniciará esta primavera actuaciones de calmado de tráfico y de señalización horizontal en al menos 17 carreteras de titularidad provincial en la comarca del Condado-Paradanta. Así lo explicó hoy el diputado de Movilidad, Uxío Benítez, quien presentó en Nigrán el Plan de Movilidade e Velocidade Segura (MÓVESE) para la zona que, junto con la actuación de pintado de carreteras, ascenderá a 539.209 euros.

El responsable de las vías provinciales y el asesor de Movilidad Jesús Fole explicaron a los alcaldes y concejales de Nigrán, Baiona y Gondomar (el ayuntamiento de Oia no solicitó las actuaciones ofertadas desde la Diputación y no estuvo presente) que la intención es “dar una respuesta a la problemática de la seguridad vial con un giro a las políticas anteriores”.

En el encuentro con los regidores y concejales el nacionalista fue claro y aseguró que la Diputación apuesta por los elementos físicos de calmado de tráfico (pasos de cebra sobreelevados -PPS- o lomos y reductores físicos -RFVV-) para garantizar una movilidad sostenible y segura a los colectivos más vulnerables. “Está demostrado que con menos velocidad las consecuencias de los accidentes son menores. Podemos poner radares, señales, multas, pero la única actuación efectiva para bajar esa velocidad, y por tanto rebajar el número de accidentes y de heridos, es instalar reductores físicos que obliguen a los conductores a ir más despacio”, argumentó Benítez.

El diputado insistió en que las administraciones con competencias en materia de carreteras deben aportar soluciones al problema y apostar por crear espacios de convivencia entre las diferentes movilidades (peatonal, ciclista y a motor), revirtiendo las políticas aplicadas hasta lo de ahora, que daban preferencia a los vehículos en las actuaciones de las carreteras. “Ahora la protagonista debe ser la persona”, dijo.

Benítez señaló que las características del territorio en la provincia de Pontevedra, en la que hay un continuo de viviendas a lo largo de las carreteras y, por tanto, de ciudadanos que caminan por ellas de manera continua, hace que la solución sea muy particular. “El dinero público es limitado. Se podrían diseñar vías segregadas y separar coches de ciclistas y peones, pero la realidad es que no hay dinero para hacer sendas peatonales y aceras en todas las carreteras de la provincia. Teníamos que atacar la situación desde otra perspectiva, y el Plan MÓVESE es una apuesta ajustada a la realidad gallega y a la realidad económica para calmar el tráfico”, defendió.

En el caso de la comarca del Val Miñor, la inversión global del Plan Móvese es de 489.934 euros, con los que se instalarán 39 pasos de cebra sobreelevados y 18 reductores físicos de velocidad. A mayores, la inversión en pintado horizontal será de 49.274,40 euros.

Por ayuntamientos, en el de Nigrán se instalarán 24 pasos de cebra sobreelevados (PPS) y 14 reductores físicos de velocidad (RFV) repartidos en siete carreteras provinciales: habrá 4 PPS en la EP-2101 de acceso a Ceán, que también se pintará en su totalidad; dos PPS en la EP-2102 entre Nigrán y Vincios, junto a 8 reductores y a la señalización horizontal; cuatro PPS y un RFV en la EP2103 entre Priegue y Prado; cinco PPS en la EP-2104 entre Panxón y Patos; tres PPS en la EP-2105 entre Panxón y Montererro (también pintada); dos PPS y cinco reductores en la EP-2106 entre Ramallosa y Parada y finalmente cuatro PPS en la EP-2107 entre a Ramallosa y Parada a Vilariño. También se mejorará la señalización horizontal de la EP-2108 de acceso a Donas, teniendo en total 31,2 kilómetros de longitud de pintado.

En el ayuntamiento de Baiona se instalarán cuatro pasos de cebra sobreelevados y cuatro reductores, según las peticiones del ayuntamiento. Los PPS se colocarán en la EP-2201 entre Baiona-Bahiña-Fontes (3), que renovará pintado horizontal, y en la EP-2202 Baiona-Loureza se colocará otro PPS. En la EP-2203 entre Baredo y la EP-2202 se instalarán los reductores de velocidad. A mayores se pintarán totalmente las carreteras EP-2204 (Sabarís-Belesar) y la EP-2205 (Ramal a la Granxa), sumando en el total del ayuntamiento los 33,8 kilómetros de nueva señalización.

El ayuntamiento de Gondomar optó por instalar pasos de cebra sobreelevados y ningún reductor físico de velocidad: habrá dos PPS en la EP-2301 entre Gondomar y Peitieiros, que también se pintará; seis PPS en la EP-2302 entre Gondomar-Chaín-Morgadáns; dos PPS en la EP-2303 entre Gondomar-Vilaza y Parada junto al pintado de toda la carretera; y otro PPS en la EP-2305 entre Mañufe y Nande, que también será pintada. El número de kilómetros a renovar señalización horizontal asciende a 20,7.

Las actuaciones del Plan Móvese (lomos y reductores para establecer zonas 30 de velocidad máxima) fueron solicitadas en su día por los ayuntamientos. La Diputación recibió más de un millar de peticiones, de las que algunas fueron rechazadas por no referirse a elementos físicos de calmado de tráfico y otras porque hay en previsión actuaciones integrales para mejoras de carreteras que ya incorporan los PPS y RV en los proyectos. Aquellos ayuntamientos que descartaron la posibilidad de instalar los reductores físicos quedaron fuera del plan.

El diputado Benítez destacó que la Diputación prevé poner en marcha una segunda fase del Plan Móvese, que se abriría después del verano con variaciones. En cuanto al inicio de las obras de la fase actual, el diputado explicó que en la Junta de Gobierno de este viernes se adjudicarán de forma definitiva los lotes en los que se dividió el plan en la provincia para poder realizarlo con más agilidad. Para la comarca del Val Miñor -incluida en el ámbito de Vigo- la empresa responsable es Acciona Construcción SA y comenzará las actuaciones después de presentar la correspondiente acta de replanteamiento de las obras, es decir, de manera inmediata.

Anuncios