Los funcionarios de Gondomar estrenan el sistema de huella digital

FOTO: CONCELLO DE GONDOMAR

Los funcionarios de Gondomar estrenaron el miércoles el sistema detector de huella digital instalado en dependencias municipales con el objetivo de modernizar la administración pública y controlar el horario laboral del personal municipal.

Los alrededor de 65 funcionarios que forman parte del personal municipal, incluido el personal laboral, se identifican ya cada día dejando su señal digital a la entrada y a la salida del trabajo en los distintos dispositivos instalados tanto en el consistorio como en otras dependencias municiapais (Urbanismo, Conservatorio de Música y Casa de la Cultura).

Además, el personal afrontó un incremento de hora y media dirario en su jornada con la entrada en vigor del nuevo horario impulsado por el alcalde, Paco Herrera. Con eso, realizan siete horas más a la semana pasando de 32 a 37,5 horas de trabajo a la semana.

La jornada laboral se extiende de lunes a viernes en horario de 8 a 15 horas y los trabajadores están obligados a fichar al llegar y al abandonar las dependencias. Una resolución enviada previamente la cada trabajador les indicó el horario para realizar. Además, desde Recursos Humanos se controlan también los denominados días de asuntos propios que disfruten y vacaciones.

La medida fue acordada con trabajadores y sindicatos mediante notificación de alcaldía. Cada trabajador trasladó sus datos al departamento de recursos humanos encargado de la implantación del control horario mediante huella digital. Según el regidor, el objetivo es mejorar la productividad de los trabajadores y el servicio a los ciudadanos.

Los datos hablan por sí solos, dando cuenta de la efectividad de la medida. En la práctica, el incremento de jornada laboral se traduce en 20 horas más de productividad al mes, por funcionario. El dato, multiplicado por alrededor de 65 trabajadores en personal, supondrá 1.300 horas más de productividad al mes y alrededor de 15.600 horas más al año), algo que el regidor espera que «repercuta en el bienestar de los vecinos y vecinas del municipio».