Anuncios
Ticker de novas

Baiona señalizará el “misterioso” Buey de la Fortaleza para celebrar los 520 años de la Carta Puebla

FOTO: CONCELLO DE BAIONA

El Ayuntamiento de Baiona, con motivo del 520 aniversario de la Carta Puebla concedida por los Reyes Católicos, señalizará la misteriosa y poca conocida figura del “Buey” que fue descubierta en los muros de la Fortaleza del Monte Real.

“En los tiempos pasados ovo guerras con gentes estranjeras recibieron mucho daño (…), que la población de la dicha villa se pasase e mudase a Monte de Buey que es junto con la dicha villa, que agora Nos mandamos llamar Monte Real porque allí estará más fuerte e más segura”.

Hace 520 años, el 15 de enero de 1497, los Reyes Católicos concedían a Baiona numerosos privilegios y el Monte Boi pasaba a denominarse Monte Real. Ahora, el Ayuntamiento de Baiona, pretende poner en valor aquel hecho histórico gracias a una “misteriosa” figura que fue encontrada en los muros de la Fortaleza y que indica, según las versiones históricas más aceptadas, el origen de la Real Vila.

Un artículo de divulgación escrito por el historiador baionés Anxo Rodríguez Lemos se convirtió en el punto de partida para que Baiona decidiera promocionar la existencia de la figura en los muros. En próximas fechas, el Ayuntamiento instalará en el paseo, a la altura de la playa de Os Frades, una señalización que indica la presencia del “Buey”.

“Frente a la Playa y Huerta de los Frades, ambos parajes así denominados en recuerdo de aquel año de 1541 en el que Frai Juan Pascual fundó bajo la advocación de San Francisco de Asís un convento fuera de la muralla que acabaría siendo trasladado a su interior, se encuentra uno de los símbolos principales del escudo de esta villa, el buey”, explica Anxo Rodríguez.

El historiador ofrece una serie de indicaciones para encontrar una figura que a simple vista pasa desapercibida. “Una vez en la explanada de San Francisco “El Viejo”, es decir, próximos a la bajada a la citada playa, debemos localizar en la muralla la conocida como Puerta del Pozo por la que se accedía a las huertas extramuros. Viendo hacia izquierda y contando desde la garita sobre la citada puerta unas treinta y seis almenas cara nuestra izquierda, encontraremos, aun malparado por el tiempo y por alguna reconstrucción en cemento, a nuestro animal”, relata.

Según asegura el historiador, una mala interpretación del topónimo “Monte del Buey” hizo que se tomaran como Armas de la Villa “un navío y un buey” y que figuraran en su escudo. “El navío, tradicionalmente vinculado a la llegada de la carabela Pinta en 1493 hace referencia para otros a la flota que partió de puertos cantábricos y atlánticos bajo el mando de Paio Gómez Chariño en 1247 hacia toma de Sevilla. Si las embarcaciones vinculan con el mar, el buey, para casi todos los autores responde al antiguo nombre de la península”, apunta.

Estudiosos como Antonio Taboada Táboas vincularon el Monte del Buey baionés con una dificultosa relación con el pueblo celta de los boiis o boyos, pero frente a la creencia de que el Buey haga referencia al animal y de ahí su presencia en el escudo, Lemos menciona a otros autores.

“A. de Almeida Fernandes y F. Silva (1995) consideran que los topónimos con buey son un nombre de “origem pré-romana e significativo de penedo ou penedía”. Cabeza Quiles (1992) defiende también esta tesis, incluso para topónimos de Galicia como Boimorto, argumentando que buena parte de estas denominaciones hacen referencia a piedras y lugares rocosos. En el caso baionés tenemos también una piedra conocida como El Buey, a la orilla del mar y próxima a la antigua Cetárea de Serapio que, sin duda, fue la que sirvió por su cercanía para conocer a Monte del Buey como tal”, añade Rodríguez Lemos.

“Se trata de un elemento de gran valor simbólico para todos los habitantes de Baiona, puesto que ese Buey hace referencia a las raíces de nuestra villa y considero necesario ponerlo en valor para que todos los baioneses y nuestros visitantes conozcan la historia de la villa”, apuntó el alcalde, Ángel Rodal.

La tradición popular en Baiona sabe de la existencia de la figura del “Buey” sobre la playa de Os Frades y hay quien lo compara con la búsqueda de la famosa rana en la fachada de la Universidad de Salamanca, por lo que otro de los objetivos del Ayuntamiento es que todos los visitantes jueguen también a la búsqueda del “Buey”.

“Y si Salamanca tiene su animal característico, la villa de Baiona de Miñor no podía ser menos y luce incluso en su escudo un buey que algún cantero, en una de las muchas reconstrucciones de la muralla, quiso inmortalizar en una de sus piedras. Verlo, reconocemos que no será fácil para nuestros visitantes, pero será todo un entretenimiento aún para los más pequeños que deberán enfrentarse a su mimetismo frente al fondo grisáceo del granito”, concluye Anxo Rodríguez Lemos.

Anuncios