El alcalde de Baiona considera “inaceptables” las deficiencias del transporte interurbano

El alcalde del Ayuntamiento de Baiona, Carlos Gómez Prado, considera “inaceptables” las deficiencias del transporte público por carretera, apoya las numerosas quejas vecinales y exige a la Xunta de Galicia “una solución urgente, llevamos dos años así”. Los problemas comenzaron en diciembre de 2020, con la adjudicación por parte de la Xunta de Galicia del nuevo contrato a la UTE Lugove. “Muy pronto llegaron las quejas por parte de los vecinos en cuanto al incumplimiento de los horarios, los cambios en las rutas o la supresión de paradas sin previo aviso”, recuerda Gómez Prado. Ante esta situación, el Ayuntamiento se puso en contacto con la Consellería de Movilidad y la Jefatura Territorial, donde se hablaba de ajustes en el comienzo de la prestación del servicio que se irían resolviendo, algo que no sucedió.

“El mal funcionamiento del servicio repercute en el día a día de nuestros vecinos de forma muy grave, llegando tarde al trabajo o a citas médicas”, añade el alcalde. La empresa concesionaria carece además de una oficina de atención a los usuarios. A los afectados hay que sumar los 109 universitarios naturales de la villa, y además la situación está repercutiendo muy negativamente en el proyecto “Baiona Campus Residencial Universitario”, iniciativa empresarial creada por la Asociación de Empresarios de Baiona (ACEBA) en colaboración con el Ayuntamiento. “Los irracionales horarios del transporte provocan impuntualidad, y a veces impedimento, a la hora de que los alumnos asistan presencialmente a las clases, causando importantes consecuencias para los mismos”.

Esta no es una situación que afecte solo a Baiona, sino que la empresa contratada a través de la Consellería de Movilidad de la Xunta viene incumpliendo su contrato en reiteradas ocasiones en los diferentes municipios del Val Miñor. “El transporte público es fundamental para unir municipios y dar acceso a servicios básicos a la ciudadanía, por lo que debemos exigir el cumplimiento de los horarios para que la gente pueda utilizarlo con frecuencia y a diario con seguridad; debemos exigir una buena gestión de este servicio público”, afirma el regidor. “Desde el Ayuntamiento llevamos dos años pidiendo soluciones, pero no llegan, por lo que estudiaremos otras medidas de presión”, apunta Gómez Prado. El transporte metropolitano es gestionado por la Xunta con aportaciones económicas de todos los ayuntamientos adheridos.