Ian Gibson firma el Libro de Honor de Nigrán y se interesa por los represaliados de la comarca

El célebre hispanista Ian Gibson firmó este lunes el Libro de Honor del Ayuntamiento de Nigrán después de que el alcalde, Juan González, lo llevara al parque dedicado a Xosé Vázquez Grela y a la tumba del Ceán donde descansa este maestro nacional “paseado” el 12 de septiembre de 1936 a un lado de las Angustias. Visitó también el lugar de trabajo del regidor, historiador especialista en la Guerra Civil y autor del libro “Nigrán. Memoria de una Guerra”, en el que aborda, entre otras, la figura de Grela. En la visita estuvo también acompañado por Pablo Romero-Fresco, vecino de Nigrán y director del recién estrenado documental “Donde acaba la memoria”, pieza en la que retrata la figura de Gibson (motivo de su visita a Galicia). “Confieso que personalmente es un sueño cumplido conocer a Ian Gibson y poder traerlo a Nigrán”, reconoció González tras ejercer de guía.

“Los maestros de la República eran los más odiados por el Régimen. Pienso en Grela y no puedo evitar acordarme de los últimos momentos de Lorca, asesinado precisamente junto al maestro Dióscoro Galindo”, señaló ante el panel dedicado a Grela y mientras tomaba notas en una pequeña libreta. Este pensamiento lo reprodujo después ante el propio público del Auditorio del Centro de Negocios, donde reconoció que tiene esperanzas de que se recuperen sus huesos precisamente gracias a la familia de Galindo, que ha reclamado a Europa su búsqueda. “No quisiera morirme sin que se hayan encontrado los restos de Lorca, es una cuestión de voluntad de la administración, con los medios técnicos que hay hoy en día es sencillo dar con su paradero”, dijo esperanzado al tiempo que señaló el parque García Lorca de Alfacar (Granada) como el lugar más probable por ser que le indicó su enterrador décadas atrás. En este sentido, lamentó la postura de la familia de no querer localizarlos: “hay millones de personas en todo el mundo que, como yo, amamos a Lorca y que queremos recuperarlos, tenemos también ese derecho a buscar esa restitución”.

Igualmente, en su descripción de Lorca, a quién no dudó en calificar como “genio universal”, destacó el amor del poeta granadino por Galicia y su cultura, poniendo como ejemplo sus 6 poemas escritos en gallego y destacando su gran amistad con Eduardo Blanco Amor.