La Guardia Civil reforzará sus medios en Baiona de cara a temporada estival

La subdelegada de Gobierno, Maica Larriba, presidió hoy junto al alcalde de Baiona, Carlos Gómez, la Xunta Local de Seguridad de esta localidad. En la reunión también estuvieron presentes el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Pontevedra, Simón Venzal, y el jefe de la Policía Local, Pedro Alonso.

Según los datos proporcionados por los responsables policiales durante la reunión, durante los cinco primeros meses del año el municipio experimentó un descenso muy acusado de los delitos graves, tanto contra el patrimonio, que bajaron en un 37%, como contra las personas, que se redujeron en un 75% con respeto al mismo período del año 2019. En este sentido, la subdelegada explicó que “la comparación interanual de todos los datos analizados se realizó con respeto al año 2019, ya que el 2020 fue un año atípico debido a la pandemia y al confinamiento domiciliario, que alteró las cifras habituales”.

Asimismo, los delitos leves contra el patrimonio, tales como el hurto o los robos, se redujeron en un 20% durante los cinco primeros meses de 2021.

Larriba subrayó también que las infracciones penitenciarias registradas en el municipio están en unas cifras muy similares a la de otros años. Además destacó que la cifra de criminalidad en la zona se mantiene en un 8,9%, un número muy inferior a la media de la provincia. En este sentido, señaló que “Baiona es un municipio muy seguro, a pesar de la gran afluencia de gente que registra en la temporada estival”.

Durante la reunión, Larriba adelantó también que el puesto de Baiona “se verá reforzado durante todo el verano, siguiendo a la instrucción del Plan Turismo Seguro del Ministerio de Interior, ya que se espera un aumento de turistas y de personas que van y vienen a la localidad en el día”.

A este respecto, la subdelegada explicó la importancia de que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad “tengan una presencia visible en aquellas zonas donde la concentración de personas y más habitual”. Para tal fin, existirá una colaboración total entre la Policía Local y la Guardia Civil, incluso llevando a cabo tareas de vigilancia conjunta, sobre todo en los fines de semana, que es cuando se registra una mayor afluencia de personas.

Larriba señaló también que se intensificará la vigilancia del tráfico, reforzando la presencia de agentes en las carreteras. Por último, la subdelegada informó de que la Guardia Civil contará con una furgoneta móvil que prestará atención ciudadana en toda la comarca, y en especial, a los peregrinos que realicen el Camino de Santiago por la costa.