La Xunta realizará un cribado de detección de la covid-19 entre los trabajadores de la hostelería y del turismo

La Xunta realizará un cribado de detección de la covid-19 entre los trabajadores de la hostelería y del turismo a lo largo de las próximas semanas. Así se lo trasladaron el vicepresidente primero, Alfonso Rueda, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y la conselleira de Empleo e Igualdad, María Jesús Lorenzana, a representantes del sector durante una nueva reunión por videoconferencia que se inscribe en los contactos permanentes que se están manteniendo para habilitar ayudas y fijar los criterios de desescalada.

Tal y como explicó el vicepresidente primero, el objetivo es hacer un cribado entre el personal de la hostelería y de los establecimientos hoteleros que están abiertos, en coordinación con las asociaciones que representan al sector, para dar “más seguridad” a trabajadores y también la clientela. El objetivo es, por lo tanto, “llegar a la mayor parte del personal de la hostelería que está trabajando”, dentro de la premisa de que “canta mayor seguridad sanitaria, mejor”.

Hace falta recordar que desde el pasado viernes la hostelería volvió a abrir en Galicia, con distintas condiciones en función de la situación sanitaria de la zona. Así,la hostelería puede abrir hasta las 17,00 horas con el 50% de aforo en el exterior en las condiciones más restrictivas, pero puede llegar al 50% de aforo en el interior y al 75% en el exterior en el escenario menos restrictivo actualmente vigente.

La hostelería es uno de los sectores que está resultando más afectado por las consecuencias de la pandemia de coronavirus, por lo que la Xunta habilitó un amplio abanico de ayudas para el sector, que se están agilizando al máximo. De hecho, el vicepresidente primero señaló que ya están empezando a cobrarse las ayudas de la línea de autónomos, la primera en convocarse, y que se espera que en breve comiencen a llegar las de las otras líneas para que “el dinero lleguen cuando más se necesitan”.

Así, ya están activos el Plan de rescate para personas trabajadoras autónomas, microempresas y el sector hostelería. En concreto, estas líneas están dirigidas a autónomas y autónomos con y sin personal a cargo, a microempresas y autónomos con personal contratado y a establecimientos hosteleros cerrados desde la implantación de las medidas sanitarias del pasado mes de octubre. Todas las ayudas son complementarias y acumulables entre sí por lo que, en el caso de los autónomos con establecimientos hosteleros, las cuantías de las ayudas podrán llegar hasta los 9.200 euros, cifras que sitúan a Galicia a la cabeza de las comunidades autónomas en cuanto a los apoyos dispensados a este sector.

La conselleira de Empleo e Igualdad, María Jesús Lorenzana, subrayó que los establecimientos hosteleros ubicados en los ayuntamientos más afectados con el nivel más alto de restricción -con la posibilidad de abrir solamente las terrazas al 50% hasta las 17,00 horas- pueden seguir optando las ayudas previstas en las tres líneas del Plan de rescate diseñado para apoyar a personas autónomas, microempresas y, de manera más específica, al sector hostelero. En este último caso, la línea de ayuda urgente a los establecimientos cerrados por normativa sanitaria se adaptó a las nuevas restricciones y sigue contemplando como posibles beneficiarios aquellos empresarios hosteleros a quien no se le permita abrir el interior del local.

Hasta el día de hoy, la Xunta recibió cerca de 36.000 de solicitudes de alguna de las ayudas del Plan de rescate, algo que, a juicio de Lorenzana, refleja el interés que estos apoyos destinados a dotar de liquidez a los sectores económicos más afectados por la pandemia, está suscitando. De ser necesario, la conselleira recordó que la Xunta no descarta mantener las ayudas en el próximo 2021.

Además, el sector de la hostelería también tiene ya a su disposición una convocatoria de ayudas para financiar la instalación de terrazas y la adquisición de material para la recogida de comida o envío a domicilio, además de una línea de créditos con intereses bajos destinada a los sectores especialmente afectados.