El BNG de Gondomar exige que se cubra de forma inmediata la baja del secretario

El pasado 25 de febrero la junta de portavoces de los grupos políticos municipales acordó fijar la fecha del pleno ordinario de marzo para el día 9, incluyendo en la orden del día el sorteo de las personas componentes de las mesas en las elecciones gallegas para evitar así convocar un pleno extraordinario por separado. Se acordó también fijar la fecha de la preceptiva comisión informativa de asuntos del pleno ordinario, el viernes 6 de marzo a las 13:30 h.

Ni la comisión ni el pleno fueron convocados en tiempo y forma, y tampoco hubo por parte del Alcalde notificación alguna a la oposición para comunicarle la razón de la no convocatoria, “algo del que tuvimos que enterarnos por la prensa”, indica la portavoz del BNG, Manuela Rodríguez.

“En esta ocasión, se lamenta el alcalde de la situación de parálisis administrativa que vive el ayuntamiento, escudándose en la baja del secretario municipal, y acusa en exclusiva a la Xunta por no le dar una solución. No asume el Sr. Ferreira su incapacidad de gestión cuando las suspensiones o cambios de fecha de plenos y comisiones ya se venían producido por interés de su grupo estando el secretario en activo”.

Así, ninguno de los plenos ordinarios de los celebrados desde las elecciones de mayo tuvo lugar el primero jueves del mes correspondiente, estando esta circunstancia solo justificada en los meses de septiembre y enero, tal como ya constaba en el acuerdo del pleno de organización donde se establecieron la periodicidad y el día de los plenos. Y en el caso del pleno del mes de noviembre ni siquiera fue convocado, como este de marzo, no habiendo ninguna comunicación al respeto por parte de Alcaldía a la corporación.

No respetar los acuerdos plenarios en el que tiene a ver con las convocatorias de los plenos, constituye una obstrucción a la labor de la oposición, tanto de fiscalización del trabajo del gobierno como de la presentación de propuestas y alternativas. Es también una falta de respeto a las personas que conforman la corporación, impidiendo la planificación de sus respectivas agendas, de sus vidas. “No podemos estar a la disposición de la arbitrariedad del Alcalde, de su falta de previsión, ni de su incompetencia”.

El pleno extraordinario, convocado a las cinco de la tarde de ayer, será este miércoles, último día posible dentro del plazo establecido por la ley electoral, a las 20:00 horas en la Casa del Ayuntamiento.

Tendrá como único punto el sorteo de los nombres de las personas que conformarán las mesas electorales. “Desde el BNG exigimos que Ayuntamiento y Junta cubran a la mayor brevedad a baja del Secretario para reponer la normalidad en la gestión del ayuntamiento, y solicitamos del Alcalde las correspondientes explicaciones de toda esta situación y que sea convocado el pleno ordinario de marzo a la mayor brevedad posible”.