Nigrán rehabilitará el complejo de Dunas de Gaifar para licitarlo en 2020

FOTO: PABLO F. ESTÉVEZ // As instalacións atópanse moi deterioradas, a pesar de que foron reformadas fai cinco anos.

Nigrán someterá a una rehabilitación integral al complejo Dunas de Gaifar y lo sacará a licitación de cara a la próxima primavera. Así lo aseguró el alcalde Juan González, quien aprovechó para explicar que acaban de encargar el proyecto hace escasas dos semanas. El regidor explicó que las actuaciones sobre el inmueble que albergaba un local de hostelería conocido como Marina Panxón “son un imperativo”, debido al estado ruinoso en el que se encuentran “en parte debido a la falta de mantenimiento por parte del último adjudicatario, que presentó la renuncia formal a su explotación la pasada primavera”, aclaró el alcalde.

Los pliegos contemplaban una explotación por periodos de cuatro años y en este caso la empresa Urogallo S.L., y única interesada en su gestión, se hizo con el conjunto en 2016 y estuvo al frente del mismo 24 meses más, hasta que antes del inicio de la temporada alta decidieron tirar la toalla. Un hecho que de por sí incumple las cláusulas recogidas en el contrato y por el que perdieron el derecho a recuperar la fianza. González adelantó que la utilizarán para financiar el proyecto de reforma recién encargado para el local, “de manera que cuando salga a concurso esté totalmente renovado”. Precisamente el regidor considera que este era uno de los problemas que venía arrastrando el complejo, ya que “hasta el momento eran los adjudicatarios los que tenían que correr con las obras para ponerlo a punto año tras año”. Un punto que desde el Concello consideran crucial y que acabó desembocando en un estado total de abandono. A simple vista el primer espacio que comenzó a dar claros signos de dejadez fueron las pistas de pádel y los puntos de luz, cuyas torretas acabaron en el suelo. Sin embargo la zona que en peor estado se encuentra es la relativa a los baños, pero también la instalación eléctrica y fontanería al ser unas instalaciones muy antiguas.

Otra de las novedades planteadas de cara a la próxima licitación tiene que ver con los pliegos, y es que por primera vez desde tiempos inmemoriales las empresas que opten a su gestión lo harán solamente por el local en sí, desentendiéndose de las pistas de tenis y zonas ajardinadas de las que se encargarán la escuela deportiva municipal y el propio Concello, respectivamente.

El local se adjudicó por un canon anual de 25.101 euros a la misma empresa que se encarga de los establecimientos Marina Cíes Beach Club de Samil o las Siete Torres. Los pliegos de contratación reflejaban que los responsables deberían de “mantener en buen estado las instalaciones, incluyendo los servicios, vestuarios anexos, zonas verdes y deportivas y a ejecutar a su costa todas las obras de reparación y reposición de las instalaciones y mobiliario, que fueran precisas para mantenerlo, en todo momento en perfecto estado de uso y explotación”. Un punto que a todas luces se estaba incumpliendo hasta la renuncia presentada la pasada primavera.