La Diputación construirá más de 350 nuevos reductores de velocidad con el “Plan Móvese 2”

FOTO: DEPUTACIÓN DE PONTEVEDRA // Paso de peóns elevado na estrada EP-1306.

El departamento de Movilidad de la Diputación de Pontevedra acaba de adjudicar de forma oficial la construcción de dos nuevos lotes de reductores de velocidad del Plan de Movilidad y Velocidad Segura 2 (MÓVESE 2) a las empresas “Taboada e Ramos” y “Covsa”. El diputado responsable de la red de carreteras provincial, Uxío Benítez, explica que está previsto que las obras comiencen en el mes de febrero, por lo que se está trabajando ya en el calendario de actuaciones por ayuntamientos para los nueve meses de plazo de ejecución del que disponen las constructoras.

El contrato para los nuevos “lomos” del Plan Móvese 2 establecía un presupuesto inicial de 1.552.000 euros, que finalmente se redujo hasta 1.177.712,49 euros sumando los dos lotes. El primero de los contratos (separados por cuestiones de eficiencia geográfica) es para la zona norte de la provincia, en concreto para los ayuntamientos de A Estrada, A Lama, Barro, Bueu, Cambados, Cangas, Cerdedo-Cotobade, Illa de Arousa, Lalín, Marín, Meaño, Meis, Moaña, Moraña, O Grove, Poio, Portas, Ribadumia, Rodeiro, Sanxenxo, Vilaboa y Vilanova, donde se construirán 184 reductores. Ascendió tras la licitación a 587.196,06 euros y fue para Taboada e Ramos SL después de que presentaran 13 empresas de las que fue necesario excluir varias por caer en bajas temerarias en sus ofertas económicas.

En el caso de la zona sur (As Neves, Baiona, Cañiza, Crecente, Gondomar, Mondariz, Mos, O Rosal, Ponteareas, Redondela, Soutomaior, Salceda, Salvaterra, Tomiño, Tui y Vigo) el importe inicial era de 763.434 y se adjudicó a Covsa por 590.516 euros por ser la mejor oferta técnica y económica tras valorar otras diez (de las que también fue preciso excluir firmas por bajas temerarias). Se construirán 174 reductores físicos de velocidad y pasos de cebra sobreelevados.

Según explica el diputado Uxío Benítez el Plan Móvese 2 llegará en esta ocasión a 38 ayuntamientos de la provincia con la instalación de un total de 358 nuevos elementos de calmado de tráfico que, unidos a los 638 del Plan Móvese inicial de la Diputación y a todos los instalados por los gobiernos municipales, sumarán un total aproximado de unos 3.000 en la provincia.

En esta ocasión se dio la novedad de que los ayuntamientos de Rodeiro, A Estrada, Cambados, Meaño y Meis, que no habían solicitado dispositivos de calmado de tráfico en el primer plan Móvese, aprovecharon para sumarse a la iniciativa provincial y hacer sus peticiones, que ascienden a 50 reductores y pasos de cebra sobreelevados. Los municipios restantes de esta nueva fase repitieron solicitud para completar actuaciones anteriores.

Benítez destaca que el inicio de las obras del Plan Móvese 2 comenzará tan pronto se cierren los trámites administrativos (de firma del contrato y presentación de las actas de replanteamiento), con la intención de evitar en la medida de lo posible la mala de la climatología.

El diputado de Movilidad recuerda que existe una gran demanda de elementos de calmado de tráfico por parte de los ayuntamientos. Destacó que las peticiones a la Diputación incluso se mantienen después de haber cerrado esta segunda fase del Móvese, motivo por lo que deja la puerta abierta a una nueva edición.

Benítez recuerda también que la tendencia general de seguridad vial tanto en el estado cómo en el extranjero sigue la línea de calmado de tráfico en la que está trabajando la Diputación y señaló que por eso el Plan Móvese está teniendo reconocimientos de diferentes instituciones como la Dirección General de Tráfico o la Asociación Española de la Carretera, así como peticiones de colaboración técnica por parte de otras administraciones.