El gobierno de Nigrán lleva a pleno por segunda vez a modificación de las normas subsidiarias

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // O goberno socialista de Nigrán nunha sesión plenaria.

El gobierno de Nigrán vuelve a llevar mañana a Pleno su propuesta de modificación puntual número 25 de las Normas Subsidiarias que rigen el planeamiento de Nigrán desde 1991 ante la petición por escrito de cinco entidades vecinales del municipio. La propuesta, que requiere mayoría absoluta, detalla en esta ocasión con mayor profundidad cuáles son los viales tipo 4 (los caminos más estrechos) y qué se considera exactamente un muro tradicional. El objetivo de este pequeño cambio, imprescindible para que la modificación pueda regresar a pleno, es establecer criterios objetivos que eviten cualquier arbitrariedad y que permitan una interpretación más fácil.

La modificación ya había sido llevada por el gobierno a la sesión de marzo sin que se consiguiera su aprobación debido al voto en contra de Nigrán Decide y la abstención de PP y BNG, motivo por el que las entidades vecinales “A Hirmandade de Priegue”, “Monteferro de Panxón”, “A Camoesa” de Camos, “A Unión de San Pedro” y “O Castro” de Chandebrito (todas ellas integrantes del Consejo Sectorial del PGOM) hicieron esta petición al gobierno y, al mismo tiempo, solicitaran a la oposición que «apoyen la propuesta». Todas las entidades son conocedoras de los beneficios que supondría para muchos vecinos esta aprobación porque fue tratada en el Consejo Sectorial de febrero y, posteriormente, el 29 de mayo mantuvieron una reunión informativa en el Ayuntamiento con técnicos municipales. La conclusión unánime, recogida en su escrito, es que la modificación sería «beneficiosa para la generalidad de los ciudadanos de Nigrán”.

La realidad es que se trata de una propuesta exclusivamente técnica para adaptar las NNSS a la actual Ley del Suelo, por lo que cuenta con todos los informes sectoriales favorables y la permitiría rebajar las restricciones a los vecinos en aspectos como ampliaciones hasta un 50% en núcleos rurales, reducir los retranqueos o relajar las condiciones estéticas. En el sustantivo, el cuerpo de las NNSS se mantuvo vigente en Nigrán a lo largo de casi 30 años y, por lo tanto, al margen de la constante evolución del marco normativo, identificando los técnicos municipales disfunciones que dificultan objetivos como la regeneración y renovación urbana o rehabilitación y eficiencia energética. “Seguimos adelante con el PGOM y a buen ritmo, pero mientras no se aprueba esta modificación permitiría a los vecinos del rural cuestiones tan importantes como ampliar su vivienda en caso de necesidad o hacer una nueva división interna de la casa, así que la ciudadanía sería la directamente beneficiada de este cambio, especialmente los que tienen una vivienda anterior a 1975, cuando no existía la Licencia de Ocupación”, explica el alcalde, Juan González, quien no entiende “como la oposición lo rechazó en el pleno de marzo”.

«No se pretende introducir cambios en el modelo urbanístico de las NNSS, esa tarea le corresponde al PGOM, tampoco se pretende variar la calificación del suelo o aumentar la intensidad edificatoria. Sólo se trata de pequeñas correcciones puntuales en las NNSS para solucionar contradicciones con la normativa autonómica y estatal en vigor y resolver así deficiencias detectadas durante este tiempo en la oficina municipal de Urbanismo», resume el edil de Urbanismo, Diego García, quien incide que la Nigrán «no le afecta al Plan Básico Autonómico de Urbanismo que se viene de aprobar».