La legalización de los vientres de alquiler, a debate en Gondomar

FOTO: BNG GONDOMAR

Ayer jueves tuvo lugar en el Café Rañolas un debate público sobre los vientres de alquiler, organizado por el Bloque Nacionalista Galego de Gondomar, en el que participaron Ana Bringas, Coordinadora del Grupo de Trabajo Nacional de Acción Feminista del BNG, y Amaia Pérez-Izaguirre, médica de familia. El acto se enmarca dentro de la campaña que está llevando a cabo la organización nacionalista por todo el territorio gallego para dar a conocer su posicionamiento contrario a la legalización de esta práctica que responde a una ofensiva del neoliberalismo patriarcal que atenta gravemente contra los derechos de la clase trabajadora y muy especialmente de las mujeres, agravando y perpetuando la desigualdad.

Las dos ponentes destacaron que la práctica de los vientres de alquiler, conocida también con el eufemismo de “gestación subrogada”, se basa en una mercantilización de los cuerpos de las mujeres con menos recursos, que son utilizadas cómo incubadoras para gestar bebés para personas o parejas con más capacidad adquisitiva que, por diversos motivos, no pueden o no quieren pasar por un embarazo, pero quieren tener descendencia biológica.

La formación nacionalista argumenta que la maternidad y la paternidad no son derechos sino deseos personales que, en ningún caso, se pueden llevar a cabo a costa de menoscabar los derechos de las mujeres más vulnerables. Tanto las mujeres como las crianzas son cosificadas y tratadas como meras mercancías, incluso en los casos de la mal llamada “gestación subrogada altruista”, que, bajo una apariencia de generosidad de mujeres que se prestan a gestar para otras personas a cambio de nada, esconde los intereses lucrativos de clínicas de fertilidad y bufetes de abogados que actúan de intermediarios, en un negocio que mueve millones de euros en todo el mundo. Por todo esto, el BNG rechaza rotundamente la legalización de esta práctica.

Anuncios